COLUMNA GENERO MUJER

OTRA NIÑA

Joselyn tiene tres años. Le peinan  su pelo negro  brillante con dos colitas y lacitos.   Espera en un consultorio psicológico ser atendida. Con su mirada triste juega si alguien la invita  a tocar tacos de colores o muñequitos de plástico que en su silencio logran avivar sus ojos con  saltos mortales desde las sillas  y rebotar como pelotas  en sus manos,  acróbatas enloquecidos sin red ni miramientos  por  las alturas. Pudiéramos pensar         que es ella misma, desprevenida, confiada, inocente del mal que en su propio entorno la acecha, sin prevención, sin red, sin sociedad,  sin sistema, que pueda evitar su desplome. Quién  hubiera podido  advertir a la niña Joselyn sobre   su abuelo, el hombre que espera que su propia  hija – la madre-  se dé la vuelta para que él,  abuelo patriarca  la  violara, a ella, Joselyn ,    su nieta.

Cómo se construye una sociedad en la que a las  niñas  hay que decirles que tengan cuidado,  que  no se acerquen a sus abuelos   porque hay unos  que son  violadores. Cómo podrían distinguirlos…

La  abuela de la niña,    quien la acompaña en su tratamiento, en el proceso de recomposición de su infancia, probablemente es una mujer que no pudo interpretar las señales  que su marido le había proporcionado durante su convivencia.

Una tragedia transita por muchos hogares venezolanos  sin encontrar  las medidas necesarias  para poner un punto final.  Lo remedial es la medida. Es la ley del patriarcado. Silencio sobre silencio. Violación  tras violación.

.

VESTIGIOS Y SISTEMAS

Cuando se pretende evaluar la legislación de los países para medir cuánto en ella hay de avance o atraso en materia de derechos de las mujeres,  uno de los aspectos a revisar es si en la ley penal o civil se contempla el matrimonio como eximente o atenuante del delito de violación o abuso sexual. En Venezuela persisten estas normativas en el Código Penal a pesar de los acuerdos internacionales que prohíben este tipo de prácticas  y a pesar de las modernas legislaciones pro defensa de los derechos de las mujeres, las niñas y las adolescentes. En este sentido podemos afirmar que estamos en sintonía con las más aberrantes prácticas y leyes discriminatorias típicas de los países fundamentalistas.

El articulado del Código Penal referido a los delitos de:  violación, seducción, prostitución o corrupción de menores y de los ultrajes al pudor (actos lascivos) están contemplados en los artículos 375 al 390 , y el artículo 396 dice textualmente:  “El culpable de algunos de los delitos previstos en los Artículos 375, 376, 377, 379, 388, 389 y 390, quedará exento de pena si antes  de la condenación contrae matrimonio con la persona ofendida, y el juicio cesará de todo punto en todo lo que se relacione con la penalidad correspondiente a estos hechos punibles. Los reos de seducción violación o rapto serán condenados, por vía de indemnización civil, si no se efectuare el matrimonio, a dotar a la ofendida si fuere soltera o viuda y, en todo caso, honesta”.  (Según la doctrina jurídica del derecho patriarcal la mujer honesta es la que demuestra que no ha tenido relaciones sexuales anteriores a la violación).

Aunque   el mencionado  artículo 396 no es de aplicación ordinaria    sigue en la legislación sin causar el repudio necesario en un país que alardea de la posición alcanzada por las mujeres, o bien,  continúa   como resquicio del imaginario colectivo  o para cuando haga falta utilizarlo.  De hecho,  los  casos de violación que logran repercusión mediática por las características de las fechorías cometidas por personeros con  estatus  social, las víctimas son inmediatamente ubicadas en la prostitución o en conductas supuestamente deshonestas. He  ahí el detalle,    he ahí la historia, para quien no la sepa.

 

SIN VERGÜENZA NI  DECORO

  El  código penal de Marruecos,   sin vergüenza ni  decoro,   al igual que muchos otros países,  además del nuestro,  sigue demostrando ser  un   compendio fiel  de la ley  patriarcal en  pleno siglo XXI.   Lamentablemente en plena  vigencia y con sus amagos y promesas de cambio y  eliminación.

El caso de Amina Filal,  una joven marroquí    de 16 años que  se suicidó tras ser violada, golpeada y  forzada a casarse con su violador, ha conmovido la opinión internacional.   La muerte fue el único escape que encontró Amina  para liberarse  de la solución propuesta por la ley y sus representantes   en consonancia con la visión de mundo que requiere   proteger  al   agresor y  destruir  a las víctimas, mantenerlas sin voz, para que sigan siendo nadie.

Tras la brutal violación, familiares de Amina interpusieron una denuncia ante las autoridades de Larache ,  ciudad capital  en  el noroeste de Marruecos.    Pero en vez de procesar al violador, los tribunales le dieron la opción de que se casara con la víctima.  La familia de Amina, en sintonía con la legalidad  marroquí , una familia  guardiana consciente o inconsciente  del sistema,  aceptó la propuesta  que Amina rechazo  con su suicidio.

‘’El artículo 475 del Código Penal marroquí permite que los violadores se libren de ser juzgados y de una larga condena en la cárcel si se casan con sus víctimas, cuando son menores de edad.    Desde 2006, el gobierno ha venido prometiendo acabar con este escándalo y aprobar nuevas leyes que prohíban la violencia contra las mujeres. Pero aún no ha cumplido su promesa.’”

Centenares de ciudadanas y ciudadanos  marroquíes  tomaron  las calles en señal de protesta, exigiendo una reforma verdadera, y presionando al Primer Ministro y a los demás Ministros responsables de promover este tipo de legislación. Esta historia ya ha logrado atraer la atención de la prensa internacional y abrir un espacio de reflexión y protesta acerca  de una visión de mundo que explica de manera nítida el lugar asignado a los hombres  en relación a las mujeres, y las leyes a la medida del poder masculino.

http://www.elimparcial.es/sociedad/el-suicidio-de-una-joven-violada-estremece-marruecos–101205.html

UNA VEZ MAS

Ahora, en respuesta a la creciente indignación mundial, el gobierno marroquí ha empeorado su reputación  al dar a conocer en    un comunicado    que la relación entre violador y víctima era de mutuo acuerdo.  Según  Avaaz, Organización Mundo  en Acción,    en Marruecos alegan que esa es la típica maniobra oficial para culpar a la víctima y encubrir el caso. Mientras tanto, la ley sigue vigente. ¡Las asociaciones de mujeres en Marruecos llevan mucho tiempo luchando contra esta injusticia! Ha llegado la hora de que los legisladores marroquíes entierren esta desdichada tradición e introduzcan medidas eficaces para proteger a las mujeres.

En defensa de la memoria de Amina Filali y del legado de esperanza que su historia nos debería dejar, puedes manifestar tu  adhesión a través  de: http://www.avaaz.org/es/forced_to_marry_her_rapist_b/?vl

 

Anuncios

0 Responses to “COLUMNA GENERO MUJER”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




abril 2012
L M X J V S D
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Únete a otros 50 seguidores

Blog Stats

  • 14,689 hits

A %d blogueros les gusta esto: